3 de julio de 2009

Reciclando una Silla Playera

Cuando mi padre falleció, comenzamos a limpiar los galpones del fondo.
Esto sucede casi siempre, cuando alguien fallece: el que le sucede, debe animarse a limpiar, tirar y/o regalar lo que sabe que ya no aprovechará.
Mi padre no tiraba nada... todo guardaba. Siempre pensaba que aquella tuerca, o el pedazo de alambre, el frasco vacío, la lata de aceite, el balde roto, el palo de la escoba vieja, las monedas fuera de circulación... podrían servir algún día para algo... y cada uno de estos objetos iba tomando su lugar en los galpones...
Lo cierto es que luego olvidaba muchas cosas de las que iba guardando y los objetos cumplían sus años, sin que nadie los sacara siquiera para festejárselos.

En medio de una limpieza que llevó varios días, mandamos a remate muchas cosas, tiramos otras totalmente inútiles y encontramos algunas… que luego de observarlas, decidimos reciclar. Una de ellas, fue esta vieja silla playera.

Esta silla, tenía años tirada en el galpón. Había pasado inadvertida y cuando limpiamos el galpón grande, la dejamos afuera, apoyada contra una pared. Volvimos a olvidarnos de ella y varias lluvias cayeron sobre su estructura, herrumbrándola por completo. Los trozos de tela donde uno se sentaba o apoyaba la espalda, eran viejos pedazos de cuero y lona, sucios, rotos, remendados con hilo fuerte.
Un día, cuando ya salíamos al próximo remate, alguien preguntó: - ¿Qué hacemos con esta silla? La tiramos o la llevamos al remate?
La observé y logré descubrir debajo del herrumbre de sus caños y de la suciedad de sus trapos… un haz de luz… algo que decía: "Recupérame, no me arrojes…"

Así que sin pensarlo dije: - No! Déjala, la voy a reciclar

Le quité las tiras de telas diferentes y la observé. Me fui hasta la barraca a comprar papel de lijar fino. Y comencé a lijar....






Así estaba al comienzo... partes bien marrones llenas de herrumbre...



Paciencia... a lijar se ha dicho...



Va quedando mejor...


Lijar lleva su tiempo. El herrumbre se va aflojando, soltándose y ensuciando la ropa de marrón... Por eso hay que usar delantal.





La pintura.

Compré un verde manzana. Quería una silla bien alegre y diferente a las plateadas comunes que se vende por ahi. Así que comencé a pintar el metal de la silla. Finalmente, dejé secar bien la silla durante varios días.

Había que ponerle las tiras. Las viejas telas no eran la solución ya que estaban sucias y gastadas... Pero no tenía intención de salir a comprar telas nuevas... Siguiendo con la idea de reciclar, busqué unos vaqueros (pantalones de jean) que ya no usara desde hace tiempo. Encontré un par y ahi comenzamos a cortar tiras largas y a coserlas alrededor con la máquina de coser eléctrica.

Luego las fijé con tornillos a los caños y las tiras que colgaban se cosieron.

Y este fue el resultado. Para haber sido una silla que yacía escondida y herrumbrada en el galpón desde hacía años, ahora tiene el colorido desfachatado de quien comienza nuevamente a vivir la vida. Y lo que más me agrada, no tiene su doble, no tiene su clon, ella es única!







4 comentarios:

Alberto dijo...

¡Fantastico reciclaje!
Te comprendo muy bien. Yo he recogido muebles viejos de la calle. Los he pintado, decorado... y los he llenado de dignidad. Pronto pondré alguno en mi blog.
Me ha encantado, además, tu manera de narrarlo.
Gracias.

Alberto dijo...

Había olvidado que ya hice una entrada en la que se ven algunos muebles que recogí de la calle y restauré. Puedes verlos en esta entrada:http://misgalgasyoy.blogspot.com/2010/03/yo-creo-que-menos-es-menos.html

Hay varios, incluido el espejo.
espero que te gusten.
Un beso.

Anónimo dijo...

mi papá es como tu papá todo lleva a casa y se enojan con él. ahora que soy casada yo hago lo mismo ja ja me encanta lo viejo que se pueda usar otra vez me atrae. me encantó la silleta. desarmé una y estaba buscando como cruzar las tiras. me diste una idea porque tengo muchas piernas de jeans cortadas y guardadas para hacer algo algún día.gracias.-

Marita dijo...

Pues me alegro que te pueda servir la idea y espero que tu silla quede bien bonita!